Las fábricas de motos nacionales tuvieron tanta importancia que aparte de motos fabricaban motores para otros ámbitos, como es el caso de Montesa que vendía sus motores para los fabricantes de microcoches de la época.

La marca de microcoches Kapi, montaba los motores Montesa, en un primer momento, siendo sustituidos más tarde por los Hispano-Villiers. Esta curiosa marca fue fundada en Burgos por el capitán de infantería Federico Saldaña Ramos (de ahí el nombre de “Kapi”), que desarrolló un vehículo que fue presentado al Capitán General de la IV Región Militar, así como también al Gobernador Civil de Burgos, que quedaron sorprendidos por el ingenio del capitán Saldaña. Este microcoche se registró con la patente nº194.762.
La empresa, posteriormente, se ​​trasladó a Barcelona –primero a la calle Valencia nº550 y, posteriormente, a la calle Robrenyo, 86– con las oficinas situadas en la Rambla de Catalunya, 41.
El primer modelo de Kapi fabricado en Barcelona ​​fue en 1950, un microcoche con una carrocería de estilo coupé, que llevaba un motor Montesa de 125 cc y que cogía una velocidad de 50 km/h. El motor, como era costumbre en aquella época, iba montado en la parte trasera del vehículo. Este modelo se llamaba Super 125.

 


 

La suspensión era independiente por muelles helecoidales, dobles delante y detrás, y los tamaños de los neumáticos, 40×8″. La carrocería estaba cerrada con dos puertas y disponía de dos asientos. También estaba previsto fabricar un modelo igual con motor Montesa 250 que cogía una velocidad de 80 km/h.
Como hemos comentado anteriormente, los otros modelos que fabricó la marca Kapi dejaron de utilizar el motor de Montesa para montar el Hispano-Villiers.
Otro ejemplo lo tenemos en un biplaza de 3 ruedas, fabricado entre 1952 y 1953, proyectado y diseñado por Paco Bultó (que en aquella época aún estaba en Montesa y no había fundado Bultaco), Carlos Carreras (miembro de la oficina técnica de ENASA y el ingeniero italiano Medardo Biolino, diseñador de Pegaso.
Este proyecto llevaba el nombre de las iniciales de los apellidos de los tres “BCB”, así que este vehículo coloquialmente se lo conoció como “bichibi”. Llevaba el motor 125 cc de la Montesa Brio 90 y su objetivo era crear una empresa con el mismo nombre que comercializaría estos microcoches.
La fábrica Montesa aportaría el 25% del capital, suministraría los motores y se encargaría de su venta a través de su propia red de distribuidores. La lástima fue es que este modelo no pasó de la fase de prototipo y sólo se fabricó una unidad que no llego a ser carrozada.

 

 

Suerte que esta única unidad fue recuperada por Manuel García y José Antonio Eguía, que hicieron la carrocería con el aspecto que hubieran querido sus creadores, y que presentaron en el Salón del Auto Retro de Barcelona en la edición de 2011.
Vicente Badía era un piloto de motos de Barcelona que construyó en 1961 un triciclo con motor Montesa, que aprovechaba la parte trasera de la moto acoplando una carrocería biplaza sobre un chasis que soportaba el tren delantero.
Como se puede observar en la fotografía, el acompañante iba sentado un poco más retrasado que el conductor, que llevaba el triciclo con un manillar de moto.

 

Triciclo Badía con Motor Montesa

Triciclo Badía con Motor Montesa

 

También en la década de los ’60 se fabricaban coches artesanales de competición, equipados con motor Montesa de 250 cc.
En 1970 se ganó el campeonato de Inglaterra de Fórmula IV con un coche de competición equipado con motor Montesa de 250 cc. El piloto fue Anthony William Brise (hijo del importador de Montesa en Inglaterra), un prometedor corredor que llegó a la Fórmula 1 y que desgraciadamente falleció en 1975 en un accidente de avión, junto con Graham Hill.

 

Tony Brise con el monoplaza Montesa

Tony Brise con el monoplaza Montesa

 

Otro curiosidad fue que Montesa también estudió un proyecto para distribuir en España un vehículo eléctrico francés fabricado por los hermanos Jarret que fue presentado en la Feria de Barcelona.
Este peculiar biplaza no tenía volante y se conducía con una especie de gran “joystick” central con dos motores eléctricos, dispuestos en cada rueda trasera.

 

 

Por último reseñar que entre 1982 y 1985 el fabricante de microcoches francés Microcar hizo los modelos RJ 125 y DX 125 con motores Montesa de 125 cc.
Estos motores daban 10 caballos de potencia a 6.500 vueltas y conseguían una velocidad máxima de 75 km/h.
Hasta aquí este pequeño repaso a vehículos de 3 y 4 ruedas equipados con motor de motos de Montesa , una marca que junto con Bultaco y Ossa eran reconocidas en todo el mundo.

 

El Microcar francés con los motores Montesa

El Microcar francés con los motores Montesa

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies