Los habituales al circuito podrán cubrir la ausencia de retrovisores sin afectar a la estética de su moto gracias a las nuevas tapas para retrovisores de Puig.

La pista es el entorno ideal para aprender y mejorar encima de una moto. Muchos usuarios de las dos ruedas pasan gran parte de sus días entre paddocks, disfrutando de su pasión de forma más segura. Los habituales a los trazados españoles optan por desmontar los retrovisores, tanto si utilizan su unidad de calle como una moto específica para el circuito. Para esos motoristas, Puig ha desarrollado una nueva gama de tapas para retrovisores, ideales para mantener la aerodinámica y estética deportiva de la máquina entre pianos.

Cada marca tiene su propio sistema de montaje de los retrovisores en el carenado, con formas y tamaños diferentes. Por ese motivo, Puig Hi-Tech Parts se encuentra en pleno proceso de creación, priorizando piezas para las motos más exitosas del mercado. Unos elementos decorativos que están fabricados a partir de un bloque de aluminio, con el posterior anodizado en color negro. De ese modo será más fácil combinarlo con todo tipo de modelos deportivos y su durabilidad será mayor, mejorando la resistencia a las inclemencias del tiempo.

Su montaje implica menos de diez minutos y no es necesario recurrir a un mecánico para ello. Gracias a las instrucciones y los tornillos incluidos en el paquete, el propio usuario podrá adaptarlos al carenado de su motor.

Actualmente, el catálogo de Puig cuenta con diseños adaptados a algunos modelos de Kawasaki, Yamaha, Honda y Suzuki, a los que se irán sumando otras marcas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies