Honda

Honda Integra | Un nuevo concepto de moto

La nueva Integra representa una fusión entre la moto y el scooter para conseguir un modelo único en el mercado, capaz de satisfacer a los usuarios más exigentes.

Honda ha sido capaz de desarrollar un nuevo concepto de motocicleta, que bajo la apariencia de un scooter esconde todos los ingredientes de la moto para conseguir unas sensaciones realmente únicas.
Todos sabemos que el rey de los maxi-scooters es el Yamaha T-Max, y Honda, en lugar de hacer un modelo que sea un ataque directo, ha diseñado la Integra, una moto que se aparta totalmente de las soluciones técnicas del T-Max.
Por lo tanto tenemos que ver cuáles son estas características que hacen de la Integra una motocicleta única y totalmente especial.
Empecemos hablando del motor, donde encontramos realmente puntos muy innovadores. Estamos hablando de un motor biclindrico en línea de 670 cc, refrigerado por agua y alimentado por inyección electrónica.
La Integra dispone de dos motorizaciones, una pensada para las normativas europeas del permiso A2, es decir potencia de 35 kw a 6.250 vueltas y 60 Nm de par a 4.750 vueltas (47 caballos) o potencia de 38,1 kw a 6.250 vueltas (51 caballos) y 62 Nm de par a 4.750 vueltas.
Con este nuevo motor, Honda quería conseguir unas sensaciones cercanas a las de un V- Twin, por tanto dispone del cuello del cigüeñal desfasado en 270º en intervalos irregulares del encendido.

Sistema de doble embrague
La gran innovación de este motor, es la utilización de un sistema de doble embrague de segunda generación, un embrague sirve para el arranque y para la 1ª, 3ª y 5ª marcha y el otro embrague  para la 2ª, 4ª y 6ª marcha.
Este curioso sistema puede funcionar de varias maneras, siempre utilizando los mandos que tenemos en el manillar.Se puede utilizar el cambio manual o el cambio automático, dentro de la variación manual podemos subir o bajar marchas evidentemente sin embrague y lo que es más importante, sin tener que cortar gas.

Mientras que si utilizamos la variación del automático, tenemos dos posiciones: la «D» que es la más «light», utilizable sobre todo en recorridos por autopista y autovía para economizar combustible y también en caso de lluvia; la otra posición es la «S» que permite una conducción más deportiva, y es de gran efectividad en la conducción por carretera y también por ciudad. Tened en cuenta que este interesante sistema desarrollado por Honda no es un variador, sino un cambio de marchas, por ello, tanto en modo automático como manual iremos notando los cambios de marchas. Al principio se hace un poco extraño, ya que echas de menos la suavidad de un variador, pero te vas acostumbrando y te das cuenta que por carretera es mucho más efectivo que un variador convencional, ya que disponemos de la reducción de motor que sólo las marchas pueden ofrecer.

La Honda Integra tiene intervalos de mantenimiento cada 12.000 km

 

 

Además si, por ejemplo, circulas dentro del modo automático, cuando llegas a una curva y necesitas más retención del motor, puedes reducir manualmente la marcha para conseguir una mejor tracción.
Este motor ha sido preparado para conseguir unos consumos un 30% menos que otro motor convencional con la misma cilindrada, estamos hablando de un consumo de 3,58 l/100 km, en un estilo de conducción eficiente y en
conducción deportiva puede subir un poco mas de los 4 l/100 km. Por tanto, con un depósito de 14,1 litros de capacidad disponemos de una autonomía cercana a los 400 kilómetros.
Honda con la Integra no ha querido que nadie le pudiera hacer sombra, sobre todo en economía, y es que este motor tiene los intervalos de mantenimiento cada 12.000 kilómetros, aparte de que el cambio de las bujías de iridio es cada 48.000 kilómetros.
La estabilidad que da el chasis es totalmente impecable, rígido y sin ninguna oscilación, ayudan también la buena horquilla telescópica delantera con barras de 41 mm de diámetro, y detrás se encuentra un mono-amortiguador con sistema Honda Multi -Acción (HMAS) que genera la fuerza óptima de amortiguación tanto en compresión como en extensión, simplemente casi disponemos de una amortiguación perfecta en cualquier tipo de asfalto y de conducción.

 

Ideal para carreteras de curvas
Ideal para carreteras de curvas

 

Honda para demostrar que la Integra no tiene nada que ver con un scooter, utiliza ruedas de gran diámetro con un 120/70-17″ delante, y detrás un 160/60-17″, que ofrecen un tacto en las curvas de primera.
Evidentemente tampoco se ha descuidado la frenada, que queda encargada delante a un disco de 320 mm con pinza de 3 pistones y detrás a un disco de 240 mm con frenada ABS/CBS de serie, toda una garantía.
Es difícil encontrarle defectos a esta motocicleta, sólo hay que decir en su contra que tiene poca capacidad de espacio bajo el asiento (aún así cabe un casco jet que no sea muy grande, Honda vende un casco especial para la integra) y que el calor del motor incide en los tobillos, muy acertado para invierno, pero en verano es más incómodo.
La estética es bastante parecida a la de un scooter, con una parte frontal que determina su aire innovador y la parte trasera muy deportiva. Detalles que nos ayudan a dar cuenta de que no estamos ante un scooter, son los estribos traseros de moto y también que utiliza la transmisión secundaria por cadena como cualquier motocicleta.
La ergonomía es muy buena, tanto para conducción ciudadana, como si queremos ir de viaje, además Honda pone a nuestra disposición una serie de accesorios opcionales como el baúl de 40 litros, puños calefactables, maletas de 29 litros… que harán mucho más cómodos nuestros desplazamientos, solos o con acompañante.
Aunque el volumen de la Integra es muy compacto para tratarse de una moto de prácticamente 700 cc, el peso es algo elevado en parado.
El cuadro de instrumentos es totalmente digital, dispone de buena información y es de clara lectura tanto en conducción diurna como nocturna. La conducción es realmente fantástica tanto para ciudad, donde gracias a la suavidad, potencia del motor y compacidad de formas nos permitirá ir realmente cómodos en el tráfico urbano.

 

 

Por autopista la Integra nos permite ir a 160 km/h perfectamente, además de que la pantalla ofrece una buena protección y por lo tanto podemos sacar grandes promedios sin problemas.
Ahora, donde disfrutaremos en la conducción de la Integra, es en carretera nacional, donde podemos exprimir todas sus virtudes, y si utilizamos el cambio manual, podemos disfrutar mucho sobre esta moto.
Realmente Honda con la Integra ha creado un nuevo concepto que en este momento es único, y que además nos ofrece grandes prestaciones a un precio muy razonable.

FICHA TÉCNICA

Motor: bicilindrico en paralelo, 8 válvulas
Tipo: 4 temas
Refrigeración: líquida
Alimentación: inyección electrónica
Cilindrada: 670 cc
Diámetro por carrera: 73×80 mm
Neumático delantero: 120/70-17″
Neumático trasero: 160/60-17″
Frenos delanteros: disco de 320 mm con pinza de 3 pistones
Frenos Frenos traseros: disco de 240 mm
Altura asiento: 790 mm
Peso en orden de marcha: 238 kilos
Precio: Integra 8.999 euros/Integra (Black Mate) 9.199 euros/Integra Sport Edition 9.399 euros

POTENCIA
7.8
ERGONOMIA
8.3
ACABADOS
7.9
SUSPENSIONES
8.4
MOTOR
9.1
FRENOS
8.3
8.3

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies