Rizoma cuenta en su catálogo con multitud de elementos para proteger nuestra moto ante cualquier imprevisto.

Uno de los contratiempos más habituales a los que nos enfrentamos los usuarios de motocicletas son las pequeñas caídas en parado, roces y golpes que pueden echar a perder la estética de la moto o lo que es más importante nuestra cuenta corriente en reparaciones y piezas. Hace tiempo que Rizoma pensó en estos inconvenientes y comenzó la producción accesorios exclusivos para prevenir dichas eventualidades con estilo, incrementando su catálogo hasta la actualidad.

Los diferentes complementos han sido mecanizados a partir de un bloque macizo de aluminio de alta calidad, manteniendo los altos estándares que aplican desde sus inicios.

Las protecciones de motor/carenado/chasis han sido siempre las más demandadas, ya que un pequeño elemento —a la par que estético, ligero y funcional— consigue minimizar los daños que pudiera sufrir nuestro vehículo. Se integran estratégicamente en los laterales ayudando además a potenciar la estética general. Sobresalen unos centímetros del ancho de la moto y en caso de caída, será el primer elemento en tocar el suelo protegiendo al resto. Nunca una pieza tan diminuta ha ayudado tanto al usuario.

 

Rizoma

Para las motos de carácter endurero, Rizoma ofrece en su catálogo defensas para el motor fabricadas en acero tubular, éstas cuentan con pequeños deslizadores de aluminio que es la parte que se reemplaza en caso de arrastrón, con el consiguiente ahorro para el bolsillo.

En el catálogo también encontramos piezas de protección para el radiador, tapa del cárter, alternador y la tapa del embrague —desarrolladas para diferentes modelos de moto— que aparte de preservar estos delicados componentes del propulsor, le confieren una sustancial mejora estética.

Pero si de elementos de defensa hablamos, no podemos dejar de lado una de las piezas más representativas del fabricante italiano: el PROGUARD SYSTEM. Tras miles de horas de investigación, desarrollo y pruebas puso en el mercado un componente especifico para proteger las manetas de freno y embrague de un accionamiento involuntario o para evitar su rotura en caso de caída, permitiendo continuar la marcha.

Entre sus características más importantes destaca: el reducido tamaño que asegura una alta protección pero permite la libertad de movimientos, su único punto de unión frente a los tradicionales de dos puntos de otros fabricantes que evitan que en caso de caída la mano y la muñeca queden enganchadas, la infinidad de opciones de regulación para ajustarse a las necesidades de los diferentes tipos de motos y conductores, y por último su facilidad de montaje en cualquier tipo de manillar gracias a sus adaptadores universales.

Asimismo desde el departamento de I+D de Rizoma se han venido desarrollando elementos exclusivos de defensa y protección para otras partes de la motocicleta que además mejoran el atractivo general. Entre ellos debemos destacar los protectores de faro para modelos con marcado carácter retro o trail, el protector de piñón o el del eje para la rueda delantera y trasera. Por último también encontramos el protector de la bomba de agua realizado en exclusiva para algunos modelos de Ducati. Como puedes comprobar Rizoma ofrece un amplio listado de accesorios para equipar tu montura con la defensa más elegante.

Si necesitas más información sobre este kit de accesorios visita www.rizoma.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies