En 1925, el teniente del ejército sueco Einar Söderén hizo una aventura épica a través de Europa y en el norte de África.

Einar Söderén era un teniente del ejército sueco que en 1925 decidió ir de aventuras. Compró la Husqvarna modelo 170 de 1909, con motor de válvula lateral de 12 CV de potencia, con caja de cambios de 3 velocidades, y lubricación automática.

Söderén la equipó con robustas maletas de cuero y un bote adicional para transportar combustible de reserva. Una maleta estaba llena de piezas de repuesto, mientras que la otra contenía un traje, zapatos extra, cuatro calcetines, seis camisas, dos pares de calzoncillos, dos gorras, una cámara y una bolsa de aseo. “Mientras hacía mi viaje en solitario, también llevaba una pistola Browning”, se reía el aventurero sueco.

Después de haber recorrido los primeros 600 kilómetros en su tierra natal, Einar llegó a Dinamarca. En Alemania, Söderén se encontró con caminos de superficie dura, que contenían piedras. Después de pasar por Colonia, Söderén llegó a las Ardenas en Bélgica, cuando tomó el camino equivocado y entró en Luxemburgo. “En realidad, fue la única vez que fui por el camino equivocado durante mi viaje”, dijo con orgullo. El viaje sobre montañas empinadas significaba pasar por pasajes neblinosos, difíciles de lograr. Las luces traseras brillaban como los ojos del diablo rojo en la oscuridad. “A veces, caminaba junto a mi máquina con las grandes ruedas tirando de la nieve húmeda”, dijo.

La mayoría de los caminos en Francia estaban deshechos a causa de la 1ª Guerra Mundial. Söderén estaba haciendo 50 km/h en su camino hacia París. Al llegar, hizo una parada con su Husqvarna y los parisinos ​​se apresuraron a preguntarle de que marca era su moto, pues Husqvarna todavía no se comercializaba en Francia.

Al atravesar los Pirineos,Söderén llegó a España, donde las carreteras nuevamente eran malas para su moto. “Pero mi máquina nunca se cansaba aunque tuve que cambiar los muelles de la horquilla delantera en España”. En Madrid, Söderén se quedó cuatro días para descansar. “Fui a ver la corrida de toros, pero no me impresionó cuando mataron a las bestias”. En Sevilla, Söderén se reunió con el verano y pronto llegó a Gibraltar antes de cruzar con el ferry a África.

Un barco inglés llevo a piloto y moto a Casablanca en Marruecos. “Fue un viaje costoso”, afirmó. “Al llegar, realicé una revisión, intercambié los segmentos de los pistones y limpié el motor de las emisiones de carbono. Después de muchas millas, también me correspondía una nueva cadena, así que reemplacé la anterior. También le di al motor una dosis extra de aceite cada 50 kilómetros para hacerlo funcionar más suavemente. Los escapes dejaron una cortina de humo azul después del aceite agregado. Mi equipo personal se mejoró, y cambié  a la ropa Kaki y un sombrero tropical que cubría mi cabeza del sol “.

Söderén se desplazó 300 km al sur hasta la antigua capital de Marrakech, situada en las montañas del Atlas, a menudo cubiertas de nieve. Aquí, se encontró con las tradiciones islámicas y la fiesta religiosa del Ramadán de 42 días. “Al no conseguir ningún alojamiento, tuve que volver hasta Casablanca antes de irme a dormir otra vez”, dijo. Atravesando el norte de África, Söderén se quedó sin gasolina y tuvo que comprar un bote de aceite Mobil pequeño para sus futuras aventuras. “Las gasolineras eran escasas, y había que tener cuidado de no quedarse sin combustible”, dijo. El viaje por Argelia fue agradable, con buenos caminos, mucha comida deliciosa y espléndidos hoteles. Las huellas de la vieja guerra entre los franceses y los lugareños se podían ver en todas partes, pero tanto Alger como Túnez eran ahora ciudades modernas.

Sería diferente en Egipto, llegar al calor egipcio fue abrumador, tuvo problemas en el despacho de aduanas de este país. Estuvo arrestado 3 horas cuando le descubrieron la pistola. Tras tensas discusiones y palabras de ayuda del agente local de Husqvarna, el señor Anlyan, Söderén finalmente salió nuevamente a la carretera. Pasó unos días en Alejandría y luego puso la mirada en El Cairo, uno de los grandes objetivos africanos.

Los caminos de tierra daban poco agarre y eran imposibles de conquistar en condiciones húmedas. Hubo barro, barro y más barro durante esta temporada de lluvias, pero luego se secó después de solo dos días, y finalmente Söderén llegó a la capital de Egipto.

“Temprano una mañana, tenía la intención de ir hacia el sur a lo largo del río Nilo, pero fui internado en el hospital después de haber sido contaminado por  la cena en malas condiciones de la noche anterior.

En el desierto del Sinaí, las ruedas de 28 pulgadas se atascaron en la arena profunda. Cuatro árabes finalmente aparecieron y lo ayudaron a salir del atasco. Cuando vieron que Söderén tenía dinero, la situación se tornó grave. ¡Los árabes le amenazaron para robarle, pero desaparecieron al ver que Söderén estaba armado!

Para regresar, se vio obligado a tomar el tren en lugar de arriesgarse a ser atracado de nuevo. “Fue la única vez que hice trampas durante mis viajes”, dijo.

En Port Said, Söderén abordó un barco con destino a Génova. Al llegar, estuvo a punto de sufrir un accidente cuando algunos conductores italianos se le acercaron por el lado equivocado de la calle. “La gente usaba todo el camino donde la superficie era mejor, sin mirar a la izquierda ni a la derecha. Tuve que frenar con fuerza y ​​una de las ruedas dentadas se rompió. Afortunadamente, pude ir a Suiza, donde el agente de Husqvarna envió piezas de repuesto, algunos días después, pude reparar mi vehículo “. Pasar una semana en París significaba un nuevo repaso de la moto.

Después de eso, Söderén tomó la carretera marítima desde Rotterdam a Malmö. Los últimos 600 km a principios de agosto no plantearon ningún problema. Completando cuatro meses y medio, y 14.000 kilómetros, Einar Söderén estaba de vuelta en Estocolmo, con muchos recuerdos y preparó un repaso para que su Husqvarna quedase lista para nuevas aventuras.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies