Con seis proyectos XSR700 Yard Built basados en la temática de Regreso al Futuro y la participación en las principales actividades del festival, Yamaha cierra la edición 2018 del Wheels & Waves, como una de las más exitosas.

La ciudad de Biarritz sufrió condiciones meteorológicas complicadas durante la celebración del festival Wheels & Waves, pero pese a ello, el evento mantuvo su atmósfera relajada, pasando a celebrarse bajo techo cubierto en las instalaciones del Halle d’Iraty. Las competiciones continuaron disputándose en las montañas sobre un terreno embarrado, mientras que el resto de actividades convirtieron el Halle d’Iraty en el equivalente motociclista del legendario Valhalla. La carpa de Yamaha formaba parte integral del fin de semana, y en ella, la tienda Faster Sons ofrecía sus admirados artículos de merchandising, Mama Customs se encargaba de personalizar cascos con sus espectaculares trabajos de pintura, mientras que los colaboradores oficiales de Yamaha; REV’IT y Nexx Helmets también tenían su presencia en el stand de la marca.

Yamaha Yard Built Back: to the future,

La actividad principal de Yamaha en esta edición del festival fue la presentación de seis proyectos internacionales que ofrecieron sus propias interpretaciones de la XSR700, todas ellas con el nexo común de un aire futurista. La Yamaha XSR700 es conocida por las facilidades que ofrece para su personalización, convirtiéndose así en un perfecto lienzo en blanco para el mundo de la customización. Las seis creaciones de inspiración Back to the Future demostraron una vez más como este modelo de la gama Sport Heritage puede convertirse en algo tan único en las manos de gente creativa.

El colectivo italiano de mujeres motoristas  Miss Biker estuvo representado por su creación Yamato, una XSR700 customizada inspirada en el legendario acorazado japonés del mismo nombre. Este trabajo se realizó en colaboración con la firma Rice Eater Garage y presentaba una carrocería aerografiada en blanco y rojo, un asiento custom de cuero, escape Virex Craft y diversos accesorios de Motorcycle Storehouse, Free Spirits y Rizoma.

Ton Up Garage llegaron desde Portugal con su moto Outrun, inspirada en la estética de los videojuegos tipo arcade de los ’80. Quien conozca estos juegos entenderá por qué Ton Up Garage los eligió para su inspiración: coches rápidos, colores brillantes y un marcado estilo. La moto contaba con una carrocería hecha a mano en aluminio, compatible con cualquier XSR700. Incorporaba un escape Ton Up Garage original, semimanillares con unas nuevas manetas ITR y mandos Beringer y se completaba con unas llantas de aleación y neumáticos slick de competición.

Le French Atelier aportó un poco de estilo taurino con su versión retro de la XSR700, The Bulll Noir. Este proyecto es el hermano mayor de la Little Bull Noir, una creación custom basada en la Yamaha TT-R 110. Equipa un chasis modificado, horquilla delantera recortada, iluminación full led, una cámara con pantalla LCD como retrovisor y llantas con detalles en plexi negro.

El preparador español  Russell Motorcycles hizo un guiño al mítico equipo de carreras Gauloises de 1989 con su XSR700 Resilience. La inspiración en este legendario equipo de carreras fue más allá de la pintura, y toda la moto estaba inspirada en la competitividad y el estilo por el que este equipo era reconocido a nivel mundial. La moto lucía un agresivo colín y tapas laterales en hierro, un depósito de combustible completamente modificado, una carrocería hecha a mano y neumáticos y escape de competición.

Yamaha Klein llegó desde Alemania para exhibir su XSR700, la Bantam Racer. Su creación estaba pintada con un refrescante color menta Citroën Vert Argenté y equipaba unas llantas, óptica delantera, mono amortiguador trasero y embrague completamente nuevos. Esta Bantam Racer estaba rematada con un imponente tren delantero de YZF-R1 que ofrecía la nota de contraste entre el estilo retro y la modernidad.

Los holandeses de  Ironwood Motorcycles pusieron su nota particular al grupo con su XSR700, la Chronos Joyride. Una mezcla excepcionalmente fresca de líneas retro y detalles contemporáneos. La moto estaba equipada con una carrocería de aluminio, una horquilla Motogadget Scope y una pintura Lamborghini “Aventador” vintage.

Yamaha y Deus Ex Machina mantienen su compromiso:

El Deus Swank Rally sirvió de perfecto marco para la celebración del segundo aniversario del acuerdo de colaboración técnica entre Yamaha y el Deus Ex Machina. La lluvia sólo hizo que dar más valor a las actividades, con las motos, tanto las clásicas como las más modernas obras de arte atrapadas en el barro en uno de los eventos más intensos del fin de semana. Alexandre Kowalski, Director Deportivo de los Equipos oficiales Yamaha de Rally y Enduro rodó con pericia a los mandos de la Yamaha Yard Built Deus Ex Machina XSR900 Swank Rally, en un evento que encarna toda la pasión por las motos y el genuino estilo de vida del que nació esta colaboración.

En las montañas, las motocicletas Yamaha Yard Built compitieron con customs de todo el mundo en los circuitos de flat Track, el Punk’s Peak sprint y El Rollo. Ton Up Garage se llevó la victoria en la categoría Yamaha XSR700 en Punk’s Peak con su moto OutRun, mientras que el maestro del flat track Marco Belli rodó en El Rollo con una Yamaha SR400. La exposición Art Ride, fue trestigo de la presentación oficial del proyecto Yard Built de Dab Motors. Un proyecto ultra-futurista, basado en la XSR900, bajo el nombre de Alter. Un proyecto Yard Built único, con características como la carrocería fabricada en fibra de lino sostenible, la iluminación led operada por microcontrolador y una construcción usando avanzadas técnicas de fabricación.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies