Jorge Lorenzo desvela la primera vez que coincidió con Márquez en pista, que Rossi copiaba sus métodos de entrenamientos y varios momentos importantes…

En “Lo que aprendí hasta los 30”, Jorge Lorenzo repasa toda su carrera deportiva desde un punto de vista analítico, crítico y sincero. Esta es la base para escribir un libro que, además de aportar sus pinceladas para que cada uno de nosotros alcancemos el éxito, desvela situaciones relevantes de la última década de MotoGP, una etapa de la que el piloto mallorquín ha sido uno de los más destacados partícipes.

La nueva publicación de Jorge Lorenzo bien se merece el adjetivo de desvelador. El cinco veces campeón del mundo publica situaciones que sólo él conoce e ideas que sólo sucedieron en su cabeza.

El GP de las Américas en 2014 es buena prueba de ello. El hecho de que se saltase la salida es un episodio que cataloga de “fracaso estrepitoso”. Sin embargo, aquella situación supuso un punto de inflexión en su carrera: “a raíz de ello me propuse trabajar más duro que nunca para volver a ganar. Y lo hice. El resultado de aquella decisión fue que en noviembre de 2015 me proclamé campeón del mundo por quinta vez en mi carrera”.

Su relación con Valentino Rossi, su compañero de equipo en Yamaha durante siete años, es uno de los temas más destacados del libro. Lorenzo cuenta cómo a la vuelta del piloto italiano a Yamaha, su entrenador por aquel entonces (propuesto por Yamaha) se reunió con Rossi y su entrenador en Tavullia para detallarle la rutina que seguían con Jorge. A raíz de ahí, en 2014 Valentino consiguió dar un paso adelante y conseguir el subcampeonato. “Podía aceptar que nos miraran la telemetría, que nos copiaran los settings, pero aquello ya era demasiado”, añade el piloto de Ducati.

La irrupción de Marc Márquez en MotoGP fue algo que el mallorquín vivió en primera persona, y como no podía ser de otra forma el nombre del actual campeón no aparece pocas veces entre sus 232 páginas. Como extracto, la descripción de la primera vez que el mallorquín coincidió en pista con el actual campeón no tiene desperdicio:

“Me acuerdo del primer día que coincidimos en pista. Fue en la pretemporada de 2013, en un test que Honda y Yamaha habían preparado para conocer la pista de Austin. Vi que de repente me pasaba una moto naranja. Pensé que era Dani, pero era más voluminoso que él y tocaba con los codos en el asfalto. Me quedé alucinado de la forma tan violenta como trataba su moto. En cada curva pensaba que se iba a caer, pero luego, como un gato, siempre se las arreglaba para salvar la situación”.

Además, desde un prisma muy personal, Lorenzo también habla sobre la rivalidad entre Rossi y Márquez. Por si fuera poco, en “Lo que aprendí hasta los 30”, Jorge se adentra más que nunca en el terreno personal, reconociendo lo mucho que ha terminado pareciéndose a su padre, o admitiendo la adicción que experimentó al móvil.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies