BMW G 310 GS
POTENCIA8.2
ERGONOMIA8.6
ACABADOS8.4
SUSPENSIONES8
MOTOR8.3
FRENOS7.9
8.2Nota Final

La nueva BMW G 310 GS sigue fiel al espíritu GS de la marca germana, versatilidad, comodidad y capacidad viajera.

Con la serie G, BMW ha realizado unas excelentes motocicletas perfectas para el carnet A2, probamos la G 310 R, y ahora le toca el turno a la G 310 GS.

Las GS de BMW son sin duda las trail de mayor éxito de la historia, ya cuando apareció por primera vez la GS 80, las malas lenguas solían decir que era la mejor BMW de carretera que se había hecho nunca.

Hoy en día toda la familia GS sigue manteniendo ese éxito, desde la 700 hasta la 1.200, y esta G 310 GS viene a llenar el hueco desde abajo, con una motocicleta de baja cilindrada, pero capaz al mismo tiempo de mantener intacta toda la herencia de sus hermanas mayores.

Una auténtica GS


Motor


Comparte el mismo motor que el de la G 310 R, un monocilíndrico refrigerado por líquido y alimentado por inyección electrónica que ofrece una potencia de 34 CV a 9.500 rpm.

Este motor ofrece buenas prestaciones en toda su gama de utilización, evidentemente no tiene las altas dosis de bajos de las que disponen sus hermanas bicilíndricas, pero nos permite ir en marchas largas a pocas revoluciones sin notar la sensación de que el motor se está ahogando.

El propulsor se comporta excelentemente bien en todo momento ofreciendo pocas vibraciones, un bajo consumo de 3,33 litros y una velocidad máxima de 143 km/h.

La culata dispone de un giro de 180º, con el motor inclinado hacia atrás, con lo que la admisión se encuentra situada en su parte delantera consiguiendo una entrada de aire mucho más directa.

La frenada delantera en la G 310 GS bajo nuestra opinión es mejor que en la G 310 R, pues aunque tienen el mismo tacto, al ser una trail no necesitas el tacto deportivo que si hubiera sido deseable en su hermana naked.

Por lo tanto en ese aspecto la G 310 GS consigue una frenada perfecta, tanto en la utilización por carretera como en posibles escapadas por pistas de tierra, gracias al disco delantero radial de 300 mm, con pinzas de 4 pistones y al disco trasero de 240 mm con pinza flotante y pistón único, ambos trenes disponen de ABS.

Las suspensiones están adaptadas a un uso mixto (carretera y pista), contando con una horquilla invertida delantera con un recorrido de 180 mm y detrás un monoamortiguador con el mismo recorrido, con lo que tenemos asegurado el poder dejar el asfalto con total comodidad.


Estética


Su estética es genuinamente GS, con una pequeña pantalla frontal, que a pesar de su tamaño cumple bien su función. Buena posición de conducción, un depósito de 11 litros de capacidad, cómodo y amplio asiento para el conductor y el pasajero y parrilla portaequipajes de serie, hacen de la G 310 GS una excelente rutera y una gran amiga para nuestros desplazamiento diarios.

Otra de las ventajas de la G 310 GS, frente a sus hermanas mayores, es que dispone de una altura de asiento de 835 mm, apta para todo tipo de usuario, una altura perfecta para poder llegar con los pies al suelo con total comodidad, aunque BMW también ofrece opcionalmente un asiento más bajo de 820 mm y otro que se denomina confort que queda a 850 mm del suelo.

Dispone de un peso de prácticamente 170 kg, por lo que su manejabilidad en parado es una tarea sencilla.


Conducción


A diferencia de la mayoría de las trail, grandes y pesadas para el tráfico urbano, la BMW G310 GS se mueve bien en nuestro devenir diario, pues su agilidad y buen comportamiento urbano, la definen como una motocicleta muy útil en este ámbito.

Por carretera su motor sigue comportándose muy bien, las marchas se estiran perfectamente y si realmente quieres ir rápido con ella, dale gas y apura bien sus marchas, si a ello le unimos el buen control que nos ofrece su manillar de trail y su bien lograda geometría y centro de gravedad, nos daremos cuenta que no se necesita una motocicleta de gran cilindrada para poder disfrutar en las curvas.

Con la BMW G 310 GS en carreteras realmente reviradas podemos herir el orgullo de motocicletas más potentes, mientras disfrutamos como niños negociando curva tras curva.

Pero una BMW no es una auténtica GS si no es capaz de dejar atrás la cinta negra de asfalto y adentrarse por pistas de tierra en busca de aventuras, y nuestra protagonista evidentemente tiene que hacer honor a las siglas GS.

Para dotar de la mayor precisión posible a la G 310 GS, BMW la ha dota de rueda delantera de 19”, ABS desconectable desde el manillar y unos neumáticos que permiten circular con ella por pistas sin que sean muy complicadas, y es precisamente en ese aspecto, donde BMW gana a sus rivales como es el caso de la Suzuki V-Strom 250.

Con todo ello la BMW G 310 GS se confirma como una auténtica GS de menor cilindrada que sus hermanas mayores, pero que sigue manteniendo intactas sus virtudes como viajera, devora-curvas, capacidad off-road y ampliando aun más su versatilidad gracias a su capacidad como motocicleta de uso diario.

FICHA TÉCNICA
Motor: monocilíndrico de 4 tiempos, 4 válvulas
Diámetro por carrera: 80×62,1 mm
Cilindrada: 313 cc
Potencia: 34 CV a 9.500 rpm
Alimentación: inyección electrónica
Refrigeración: líquida
Velocidad máxima: 143 km/h.
Neumático delantero: 110/80-19”
Neumático trasero: 150/70-17”
Freno delantero: disco de 300 mm, pinza de 4 pistones con ABS
Freno trasero: disco de 240 mm, pinza flotante de pistón único con ABS
Altura asiento: 835 mm
Peso depósito lleno: 169,5 kg.
Dimensiones (longitudxanchuraxaltura): 2.075 mm x 880 mm x 1.230 mm
Precio: 6.050 euros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies