Paul Dunstall es el clásico ejemplo de persona multidisciplinar que al ser piloto de moto cogió la suficiente experiencia como para posteriormente hacer sus propias motocicletas.

En 1958 Paul Dunstall se dio a conocer dentro del mundo de las carreras de motos pilotando una Norton Dominator, en este mismo año Norton sacó al mercado la Domiracer bicilíndrica, siendo precisamente esta moto la que daría la fama y el trabajo a Dunstall.

Con el lanzamiento de la Domiracer, la marca inglesa pretendía con una moto sencilla, barata y de buen rendimiento ser una opción válida para muchos pilotos, ya que la mítica “Manx” había quedado totalmente superada.

El chasis de la Domiracer era el famoso “featherbed” de Norton, y el motor era una variante del bicilíndrico en línea de la Dominator, la moto con la que Paul Dunstall destacaba como piloto.

Este motor al ser bicilíndrico, ofrecía 55 a 7.600 vueltas y aceleraba mejor sobre el  asfalto que la vieja “Manx”.
De todos modos los éxitos de la “Domiracer” fueron modestos, y tuvo que esperara hasta 1961 para poder presentarse en el Senior TT, consiguiendo ser la primera motocicleta de balancines en correr a más de 160 km/h.

Paul Dunstall ya había abandonado su faceta de piloto de competición, para dedicarse plenamente a la preparación de motocicletas, una actividad que le fascinaba.

Paul Dunstall

En 1962 Norton Motors tuvo que incorporarse dentro del grupo A.M.C y suprimir totalmente el departamento de competición de la marca.

Entonces Paul Dunstall tuvo la idea de comprar todos los repuestos de la “Domiracer”, comenzando inmediatamente la fabricación de las primeras “Dunstall-Norton”.

Este famoso modelo de Paul Dunstall quedaba a medio camino entre una “cafe-racer” y la moto de competición, el éxito que tuvo fue aplastante teniendo rápidamente una gran demanda de fabricación.

Y es que la Dunstall “Dominator” apareció en una época en la que las buenas motos de competición no abundaban, una época en que pequeños artesanos muchas veces cogían modelos de calle y simplemente les daban aspecto de motos deportivas, pero Paul Dunstall fue mucho más allá, llegó a fabricar más motos de competición que la misma Norton, por lo que quiso que oficialmente fuese reconocido como constructor y no como preparador.

Su petición fue aprobada y avalada por la “Auto Cycle Union” y las Dunstall fueron aceptadas como motocicletas para competir en el TT de 1967.

Mientras tanto la misma Norton A.M.C sacó al mercado el modelo de mayor cilindrada realizado por la fábrica, se trataba de la Norton Atlas 750, que disponía de un potente motor pero sus vibraciones eran insoportables.

Paul Dunstall tomó este modelo, le afinó el equilibrado para que tuviera menos vibraciones y le adaptó un bastidor “featherbed” y  se lanzó con este modelo a intentar batir récords de velocidad.

El primer intento de récord se realizó en el autódromo de Monza, pero el mal tiempo impidió conseguir nada, al año siguiente volvieron y lograron batir tres récords en su categoría.

Paul Dunstall

En una hora desde salida parada recorrió 202,797 kilómetros, al tiempo que también consiguió los récords de 10 y 100 kilómetros, que desde los años 20 estaban en manos de Norton.
La moto se llegó a cronometrar a 230 km/h en la recta, dejando boquiabiertos a todo el mundo, porque en aquella época ninguna moto de serie era capaz de alcanzar estas altas velocidades.

En años posteriores Paul Dunstall se superó a si mismo, y demostró que era capaz de alinear la motocicleta de serie más rápida en pruebas de larga distancia.
Había aumentado los 61 CV de la Norton Atlas de serie hasta los 67,5 CV a 6.800 vueltas, rebajando el peso de la moto en 25 kilos menos que la original, esta moto tenía unas aceleraciones superiores a las Norton Manx de competición y una caja de cambios que no le permitía pasar de 212 km/h en el tramo más rápido de la Isla de Man.

Con ella ganó en la categoría Production 1.1 a una velocidad media de 157 km/h, velocidad que sólo pudieron superar 4 auténticas motos de competición, esto nos da una idea de lo competitiva que resultaba esta Dunstall, con este misma moto en 1969 estableció un nuevo récord británico en el cuarto de milla a 213 km/h.

Paul Dunstall demostró a todos que con ingenio y pasión se pueden hacer grandes cosas, incluso llegar a superar a la mismísima fábrica de motocicletas Norton.

Paul Dunstall Paul Dunstall

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies