El circuito de Calafat cerró la última prueba de la competitiva e igualada Copa Honda CBR300R y coronó a Guillem Erill como vencedor del certamen.

Guillem Erill llegaba segundo a esta última cita por detrás de Ludovid Cauchi y la emoción se mantuvo hasta el final, ya que el resultado tuvo que decidirse en la segunda carrera tras la que tan solo 0,59 milésimas de segundo decidieron al nuevo campeón.

En la primera carrera Guillem Erill salió el primero, seguido muy de cerca por Ludovic y Heredia. El grupo perseguidor estaba formado por Walch, Allivellatore y Gimbert, que poco a poco iban perdiendo tiempo respecto a los líderes. Había muchas ganas de demostrar cosas y en las primeras vueltas los dos primeros se adelantaron varias veces en maniobras limpias pero arriesgadas, dejando a la afición con los ojos bien abiertos. A media carrera, Ludovic parecía llevar las riendas de la situación y detrás de ellos Gimbert había ido remontando y adelantado a sus rivales inmediatos y se colocó en cuarta posición.

Las últimas tres vueltas fueron más tranquilas, con Ludovic mandando el grupo, pero Guillem Erill esperó a la última vuelta para decir su última palabra y a dos curvas del final decidió pasar al líder y aguantar la posición hasta la bandera de cuadros, entrando Ludovic a unas escasas 144 milésimas de diferencia. Heredia cerró el podio con la tercera plaza.

En la segunda carrera se decidía el título entre Erill y Ludovic. El francés se puso líder en las primeras curvas, mientras Erill quedó en cuarta posición después de ser ligeramente desviado de la buena trayectoria en una curva. En tan solo dos vueltas Erill se situó primero y parecía tener controlado a su máximo rival, mientras Heredia rodaba muy cerca de ellos, pero sin entrar en el juego de adelantar y Walch se afianzaba en la cuarta plaza en el transcurso de las vueltas.

A media carrera Ludovic lanzó un ataque a por el liderato y adelantó a Erill, que pareció estar cómodo cediendo la primera posición y poder pensar en su estrategia de final de carrera. Al llegar a la última vuelta se juntaron los pilotos todavía más y Erill volvió a pasar a Ludovic en la misma curva determinante de la primera carrera. Fue una maniobra arriesgada, pues su rival se pegó como una lapa a su colín en los últimos metros y cruzaron la línea de meta separados por una mínima diferencia de 0,59 milésimas, suficientes para ganar un campeonato, que se llevó Guillem Erill.

Por otra parte, una buena prueba de la gran calidad de esta competición es que unos cuantos pilotos de la Copa Honda CBR300R se presentarán a las pruebas de selección de la Rookies Cup esta misma semana en el Circuito de Almería. Concretamente, Ferrán y Nicolás Hernández, Joaquín Allivellatore, Tristán Walch y Guillem Erill.

Guillem Erill

 

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies