La fábrica de Hinckley inaugura su ‘Visitor Experience Centre’ y lo viste de gala con sus nuevas Bonneville Speedmaster y Bonneville Bobber Black.

La nueva y esperada Triumph Bonneville Speedmaster maravilló con su clásico estilo custom británico y sirvió como prólogo de la otra nueva sorpresa de la fábrica de Hinckley: la Bonneville Bobber Black.

Triumph ha escogido el mejor de los escenarios para presentar sus dos nuevos modelos. Tras mucho trabajo e ilusión por fin se ha desvelado el “Triumph Visitor Experience Centre”, que abrirá sus puertas al público general el próximo 1 de noviembre. Estas instalaciones ubicadas en Hinckley, Leicestershire, sede de la marca, son de acceso gratuito y cuentan con una colección de objetos inéditos y especiales que dejarán con la boca abierta a los apasionados de la marca y de las dos ruedas en general que se acerquen a conocerlas.

Entre las piezas más atractivas destaca la Triumph Bonneville en la que Steve McQueen saltaba la valla en “La Gran Evasión”, que se ha restaurado con mimo para dejarla en perfecto estado. Otras de las estrellas de dos ruedas de la carretera, los circuitos y la pantalla que se podrán ver son la primera Triumph “N.º 1” de 1902, la Speed Triple que pilotaba Tom Cruise en “Misión Imposible 2” y el prototipo de motor de competición más reciente para el Campeonato de Moto de 2019.

Bonneville Speedmaster

Además de maravillar con todos estos modelos y multitud de artículos nunca vistos, el centro de visitantes pretende crear una experiencia única mediante una visita guiada a las instalaciones de ingeniería y fabricación en la que conocer todos los entresijos y proceso de trabajo de Triumph. Paul Stroud, Director Comercial de Triumph Motorcycles, declara: “Estamos muy orgullosos y emocionados por poder invitar a los aficionados de Triumph y del motociclismo de todo el mundo a visitar y experimentar nuestra marca de primera mano, aquí en la fábrica donde cada Triumph cobra vida.”

Una experiencia completa para la que ya es posible reservar entradas de la visita guiada en laweb de Triumph y que invita a soñar y disfrutar con acento british. Precisamente por ello estas instalaciones han sido el escenario perfecto para la presentación de las nuevas Bonneville Speedmaster y Bonneville Bobber Black.

La nueva Bonneville Speedmaster se inspira en la tradición de las custom clásicas de Triumph, con el ADN de la saga Bonneville y la actitud única de la Bobber, pero más práctica y versátil que nunca. La nueva Speedmaster está en otra dimensión: es una Bonneville con el clásico estilo relajado custom británico y un nivel de especificaciones que marca un nuevo referente en su segmento.

La Bonneville Speedmaster que estará disponible en tres opciones de color clásicas (Jet Black,  Cranberry Red y Jet Black y Fusion White y Phantom Black con doble línea pintada a mano) también presenta un depósito de combustible de mayor tamaño (12 litros) para aumentar la autonomía respecto a la Bonneville Bobber y permite una doble configuración del asiento: doble o monoplaza, para mejorar la versatilidad. Ambos asientos, modelados con un denso acolchado para ofrecer la máxima comodidad al piloto y el pasajero, presentan un acabado Premium con ribetes en contraste.

Bonneville Speedmaster

La nueva Bonneville Bobber Black hizo su aparición mostrándose amenazadora no sólo con multitud de detalles de acabado en negro sino con todo tipo de detalles que le aportan una mayor personalidad y nivel de prestaciones.

El exitoso modelo presentado en 2016 sorprendió con su motor “High Torque”, innovaciones en ingeniería con su nuevo basculante y asiento flotante así como por su estimulante sonido y comportamiento “Hot Rod”. Ahora Triumph ha ido un paso más allá y desvela la Bonneville Bobber Black; más oscura, más amenazadora, más fuerte. Con una presencia imponente, una actitud distinguida y la icónica silueta Bobber, la Bobber Black comparte el estilo bajo, musculoso y minimalista de la Bobber. Junto a su asiento monoplaza en negro también destacan gran cantidad de detalles y acabados en tonos oscuros como: silenciadores y colectores, pedal de freno y estriberas, palanca de cambios, varilla del cambio, manetas de freno y embrague, torretas y abrazaderas del manillar, tapas del motor, de válvulas y del piñón, aro del faro delantero y bujes de las ruedas.

A estos acabados también hay que sumar algunas novedades estéticas como la nueva llanta delantera de 16 pulgadas de estilo “fatboy”, con los clásicos radios, los aros negros y los neumáticos Avon Cobra especialmente desarrollados para este modelo, que aportan a la Bobber Black esa presencia más amenazadora y musculosa. Por si los tonos oscuros no fuesen suficientes a la hora de decidirse, la Bobber Black se comercializa en dos atractivas opciones de color: Jet Black satinado clásico o un elegante y contemporáneo Matt Jet Black.

Bonneville Speedmaster

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies