Ayer murió Nicky Hayden, al cabo de 5 días de ser atropellado mientras entrenaba en bicicleta a pocos kilómetros de Rimini.

Realmente es difícil expresar lo que se siente en un momento tan triste como éste, sólo se te ocurre pensar en lo injusta que es la vida, pues Hayden era un piloto de motos al más alto nivel y estos profesionales se juegan la vida en cada carrera, y ha tenido que fallecer precisamente yendo en bicicleta.

Nos ha dejado una gran persona y un gran piloto, al que siempre le recordaremos por su gran sonrisa y por ser amigo de todos en el paddock.

Nicky Hayden no tenía enemigos, era querido y apreciado por todos, su personalidad desbordaba alegría y siempre luchaba al máximo en cada carrera.

No hemos de olvidar que Hayden es el último de los campeones americanos, después de Roberts, Mamola, Spencer, Lawson, Rayney, Schwantz, Kocinski, Nicky recogió el testigo dejado por todos ellos y ganó el mundial de MotoGP en 2006 en un duro mano a mano contra Valentino Rossi.

Aunque en los siguientes años, Hayden ya no pudo volver a luchar por el mundial, nunca perdió su eterna sonrisa y su espíritu optimista, retirándose de MotoGP para desembarcar en SBK con renovadas fuerzas para intentar conseguir el Campeonato.

Un último adiós para el inolvidable número 69.

Hayden

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies