¿Sabías que a principios de los 80 se fabricaron motocicletas con turbocompresores?

Desde los inicios del motor de explosión, siempre se ha buscado la manera de obtener más prestaciones. Los turbocompresores fueron y son una solución lógica y sencilla para introducir más volumen de aire dentro del cilindro y, por tanto, conseguir que la explosión que tuviera lugar dentro fuera más fuerte. Y ya se sabe que en una explosión más fuerte significa liberar más energía y, como consecuencia, obtener más potencia con la misma cilindrada.

 


¡Un invento de los años 20 del siglo pasado!


Los primeros experimentos prácticoscon turbocompresores datan de la primera década del siglo XX –siempre dentro del campo automovilístico– pero los grandes progresos de la turboalimentación no llegan hasta los años 20. Posteriormente, y hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, todos los automóviles de competición estaban turboalimentados. Por lo que hace al mundo de la moto, el estallido del turbo comenzó en la segunda mitad del los años 30. Las pioneras fueron las marcas italianas Gilera, Bianchi, Benelli y Guzzi, y también las alemanas, BMW, NSU i DKW.

Pero no fue hasta finales finales de los años 60, y siempre dentro del sector automovilístico, que apareció el turbocompresor. Hoy en día, la mayoría de los motores diésel disponen de este importante elemento que aumenta su potencia, pero no fue hasta los 80 que este preciado elemento se comenzó a instalar con éxito en el mundo de las dos ruedas. Fue la italiana Morini, la marca que lo incorporó por primera vez en el modelo 500 Turbo.

Moto Morini 500 2

Moto Morini 500 Turbo

La 500 Turbo supuso todo un ejercicio de diseño futurista. Presentada en noviembre de 1981 en el salón de Milán, fue toda una declaración de intenciones de la industria italiana ya que pretendía recuperar el dominio internacional en el mundo de las dos ruedas.

La moto ofrecía 84 CV a 8.300 rpm… estamos hablando de una 500 cc ¡¡¡ de más de 30 años !!! La pena de esta Morini es que fue más un ejercicio de experimentación que una realidad comercial a largo plazo.

La 500 Turbo supuso todo un ejercicio de diseño futurista. Fue toda una declaración de intenciones de la industria italiana que pretendía recuperar el dominio internacional en el mundo de las dos ruedas

 


Y… llegan los japoneses


Los japoneses también se enamoraron de este sistema. Así, el modelo fabricado en serie más conocido fue la preciosa Honda CX 500 Turbo, que salió en el 1982 y que luego elevó hasta los 650 cc. Una motocicleta que daba 82 cv de potencia y disponía de un sistema de inyección de combustible.

 

 

 

En 1982, también la japonesa Suzuki presentó en el salón de Tokyo el modelo XN85 con turbo aunque no fue fabricado en serie hasta principios de 1983. Era una moto con carenado de aluminio y el nombre le viene precisamente de su potencia, los 85 cv.

Suzuki-XN85-turbo

Suzuki XN85 Turbo, presentada en el salón de Tokio de 1982

 

En este modelo se utilizó por primera vez en una moto la rueda de delante de 16″. La suspensión de atrás incorporaba el clásico Full Floater de Suzuki, y el motor, aunque proporcionaba una fuerte aceleración a partir de las 5.000 rpm, no era un verdadero deportivo, de manera que la vida comercial de este modelo fue muy corta.

Finalmente, Yamaha tampoco se podía quedar a tras en la carrera de los turbocompresores y en 1983 presentó la XJ650 Seca Turbo, basada en el motor del mismo nombre. Ofrecia 90 CV de potencia a 9.000 rpm. Yamaha dio mucha importancia a la arerodinámica de la moto incorporándole un gran carenado integral que le proporcionaba una imagen imponente. Hoy en día es la que se ve más desfasada, pero como sus contemporáneas tan solo duró en producción un par de años. ¿La razón se esta exigua presencia? Probablemente por el precio de las motos, el peso elevado y el peligro que suponía su conducción son los «puntos negros» que provocaron la desaparición prematura de estos ingenios de dos ruedas.

 

Yamaha-XJ650Turbo

 

El precio, el elevado peso y el peligro de su conducción, hicieron que las motocicletas con turbocompresores desaparecieran finalmente del mapa

 


Llega la Kawasaki GPZ, una deportiva superbike


Otro modelo en discordia fue la Kawasaki GPZ 750 Turbo, que salió al mercado en 1984. Su desarrollo se empezó a gestar en 1981 con una 650 Turbo, aunque en noviembre del mismo año ya le habían aumentado la cilindrada hasta los 738 cc. Cuando se fabricó en serie, el motor ya daba 112 cv.

Kawasaki-GPZ-750-turbo

Kawasaki GPZ 750 Turbo

 

La GPZ 750 Turbo era toda una verdadera Superbike de la época y su diseño era mucho más deportivo que el de las Honda, Suzuki y Yamaha. Según la propaganda de Kawasaki de ese momento, la GPZ 750 Turbo era la moto de serie más rápida fabricada hasta entonces.

Y es que, realmente, esta Kawasaki fue la mejor motocicleta con turbocompresores jamás fabricada. El grave problema al que tuvieron que enfrentarse todos los fabricantes de principios de los 80, era que la moto se hacia bastante ingobernable a causa de la entrega brusca de potencia cuando entraba en funcionamiento el tubocompresor. Efectivamente, el aparato solo comenzaba a funcionar a partir de ciertas revoluciones, y por tanto, cuando se daba gas, el conductor parecía estar empujado por un cohete.

Después de paso del tiempo, quedó la idea y también unas máquinas que hoy en día son maravillosas de contemplar, coleccionar y… pilotar otra vez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies