Ahora que el Dakar está tan tecnificado, con aparatos electrónicos y motocicletas sofisticadas, camiones con habitaciones para dormir y equipos oficiales con unas asistencias que montan y desmontan la moto cada noche, el verdadero espíritu de esta prueba ya hace mucho tiempo que quedó enterrado.

El inventor del Paris-Dakar fue el malogrado Thierry Sabine, este aventurero participaba en pruebas que desde Francia se organizaban en el continente africano, en una de ellas, se perdió con su moto en el desierto y no lo encontraron hasta después de 3 días.Durante este tiempo en el que estaba solo con la inmensidad de las dunas, Sabine pensó que si salía con vida, organizaría una carrera de larga duración con salida en Paris y que recorriera África, atravesando los desiertos más imponentes del mundo.

vespa4
Y así fue como nació el mítico París-Dakar, una carrera que bajo la dirección de Sabine, concebía las 3 primeras etapas terriblemente duras, porque de esta manera se hacía una criba natural dónde muchos participantes tenían que abandonar y por tanto la organización se ahorraba el trabajo de tener que velar por muchos pilotos.
Esta era la época en que no había GPS, y simplemente tenías que pasar por unos puntos de control donde te sellaban el carné de ruta para atestiguar que habías pasado, la manera de llegar estos puntos de control la dejaban a tu intuición simplemente tenías un road-book con el libro de ruta que facilitaba la organización.
Evidentemente cuando llegaban las etapas de desierto ya no habían pistas ni nada que se le pareciera y tenías que hacer valer tus dotes de navegante para llegar.
Muchas veces en estas etapas un piloto cogía una ruta alternativa y tenía la posibilidad de ganar en muchas ocasiones más de una hora de tiempo sobre otro participante que cogía la pista marcada por la organización.
Este verdadero espíritu del Dakar, ya quedó desdibujado en los últimos años de la carrera por África, y ahora en Sudamérica ya no tiene absolutamente nada que ver con todo aquello.


Además la gracia del verdadero Dakar era que todo el mundo podía ir con el vehículo que quisiera, dentro del apartado de motos, encontramos preparaciones de todo tipo, desde la Ossa Dessert 350 de Juan Porcar, pasando por Guzzi, BMW más o menos preparadas, la Yamaha del patrón de Sonauto Jean Claude Olivier que participó con una Ténéré con motor de Yamaha FZ 750 y como no la apacible e indestructible Vespa.
La famosa Vespa ha sido siempre un vehículo muy querido precisamente por su sencillez mecánica y su capacidad para servir como moto para todo.
Se han hecho competiciones de resistencia y velocidad con Vespa, competiciones de enduro y también como no la Vespa llegó a Dakar.


La primera participación de este modelo fue en la segunda edición del Dakar, es decir en 1980, cuando Piaggio decidió inscribir 4 Vespas P200 en el Dakar, con un Land Rover de asistencia.
El francés Jean-François Piot fue el que presentó este proyecto a Piaggio que dio las Vespa y las preparó para esta aventura.
La preparación consistía en un depósito de gasolina adicional, colocado detrás del asiento individual, ruedas de tacos y la obligatoria botella de agua por si te perdías en el desierto.
Los 4 pilotos de las Vespa, fueron Yvan Tcherniavsky, campeón de Francia de enduro en la categoría nacional en 1.979, Bernard Simonot, subcampeón de Francia de enduro en categoría internacional, Bernard Neimi Campeón de Francia de enduro en 1.978 y Jean -Louis Albera.
Estos valientes lograron cruzar todo el desierto de Mauritania, sin GPS y prácticamente sin preparación sobre una Vespa, teniendo que empujar literalmente la Vespa para poder conseguir pasar por las dunas.
Dos de las 4 Vespa que tomaron la salida consiguieron llegar a Dakar.


La misma Piaggio para promocionar la venta del nuevo modelo llamado T5, el 1.986 volvió a tener la idea de llevar su nuevo modelo al París-Dakar para que tuviera mucho eco a nivel internacional.
Así desde la fábrica empezaron a preparar tres Vespa T5, como este nuevo modelo era de 125 cc, se consideró que una moto de esta cilindrada sería totalmente inadecuado para poder afrontar una empresa de estas características.
Por lo tanto el motor de 125 cc fue reemplazado por el motor de la Vespa PX 200 cc, preparado para la ocasión, la modificación más importante llevada a cabo fue en el motor, con la adopción de una particular marmita de expansión (tubo de escape) que conseguía aumentar un caballo la potencia.
La rueda de repuesto se montó detrás del escudo frontal, sobre los refuerzos del chasis, en el lugar de la rueda de repuesto, se puso un gran filtro de aire que había que sustituir cada 80-90 kilómetros y una rejilla especial de protección del volante de inercia para evitar que aspirase arena.

vespa3
Las suspensiones y los neumáticos eran especiales para el Dakar y fabricados en Suiza, la pena es que no se sabe si por motivos económicos o burocráticos, estas T5 no llegaron a participar en el Dakar.
Otro éxito de la Vespa en este tipo de carreras desérticas, es el Rally de los Faraones, que se disputa en Egipto, con llegada y final en El Cairo y 3.000 kilómetros a través del desierto egipcio.
En 2011 Marc Coma fue el ganador en motos con una KTM 450 Rally, y dentro de la categoría de motos participaron también dos Vespa PX150 pilotadas por los italianos Nutini Andrea y Dibrogni Marcello.
Presentaron el proyecto a Piaggio, pero la fábrica no creyó en ellos, esto no los desanimó, ellos mismos compraron dos PX150 nuevas y buscaron patrocinadores para poder hacer las modificaciones pertinentes a las Vespa.


Al final consiguieron llegar ambos a la meta a 4 horas de Marc Coma y a tan sólo 15 minutos de un participante con una Yamaha SuperTénéré 1200.
O sea que si te gustan las aventuras sobre una moto y tienes un presupuesto limitado, la Vespa es una buena solución, por dureza mecánica del modelo, no sufras que seguro que llegas y encima tendrás una cobertura mediática muy grande.

vespa5

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies