Aunque el nombre de Ducati siempre viene asociado a motocicletas de gran cilindrada equipadas con el famoso bicilindico en V a 90 º, la marca italiana, también hizo monocilíndricas de pequeña cilindrada que obtuvieron multitud de victorias, este modelo tiene el nombre de Marianna.
Esta motocicleta apareció en 1955, había sido diseñada por el inigualable Fabio Taglioni para participar en las competiciones de gran recorrido, como la Milán-Tarento y la vuelta motociclista a Italia, prueba que ganó pilotada por Degli Antoni, haciendo los 3.438 kilómetros de la prueba (en 8 etapas) a una velocidad media de 98,907 km/h.
La primera Marianna disponía de motor monocilíndrico de 98 cc, inclinado 10º hacia delante, con distribución por árbol de levas en cabeza, cambio de 4 velocidades y una potencia de 9 CV a 9.000 rpm que le permitía lograr una velocidad máxima de 130km/h, aunque se fue mejorando hasta llegar a 12 CV a 12.500 rpm alcanzando una velocidad superior a los 135 km/h.
Gracias al éxito de la 98 cc, Ducati se animó a hacer nuevas versiones con motor de 125 cc (14 CV a 10.000 vueltas y 150 km/h) y la 175 cc (16 CV a 9.000 vueltas y 155 km/h).

La Marianna, reina indiscutible en competición

La Marianna, reina indiscutible en competición

Dentro del mundial de los 125 cc, numerosos corredores privados comenzaron a utilizar la Marianna de 125 cc en pruebas del mundial con buenos resultados, esto animó a la fábrica ha presentar su moto oficial.
Taglioni diseñó la nueva 125 cc de Gran Premio, ya con la distribución por dos árboles de levas en cabeza, esta moto estuvo lista en 1956, gozaba de una potencia de 16 CV a 11.500 vueltas, lo que le permitía alcanzar una velocidad de 170 km/h.
El bastidor era el mismo y disponía de cúpula delantera y un asiento semi-carenado para lograr una mejor penetración aerodinámica.
Aunque obtuvo buenos resultados no participó en muchas competiciones, porque Fabio Taglioni presentó a Ducati un nuevo motor de carreras con mando desmodrómico de las válvulas (el famoso desmo de Ducati).
La 125 cc desmodrómica tenía un motor monocilíndrico vertical, ligeramente inclinado hacia adelante con una cilindrada de 124.831 cc y un carburador de 27 ó 29 mm, según el circuito, el encendido era por dos bujías (una de 14 mm y ls otra de 10 mm), cambio de 5 ó 6 velocidades (según circuito), peso de 90 kilos y potencia de 17 CV a 12.500 vueltas, con una velocidad máxima cercana a los 180 km/h.

MARIANNA-2
De esta motocicleta se derivaron una de 100 cc y una otras de 125 cc desmodrómicas también, con las mismas características generales, pero con las limitaciones de la Fórmula 2, como no poder montar carenados integrales y que el difusor del carburador no pudiera superar ciertas medidas.
Estos dos últimos modelos fueron precisamente las que ganaron todo lo que había para ganar, llevándose hacia las vitrinas de Ducati, las categorías de 100 cc y 125 cc Junior durante dos años consecutivos.
En 1956 la Marianna 125 cc de Gran Premio participa sin gran éxito, sólo consiguió la victoria en el Gran Premio de Suecia, en el circuito de Hedemora, aunque esta prueba no era válida para el mundial.

Fue diseñada por Fabio Taglioni

Tampoco el año siguiente fue muy favorable para los intereses de la Ducati 125 desmodrómica de Gran Premio, que no se veía favorecida por el carenado integral, que limitaba la manejabilidad.
Así en 1958, cuando la Federación Internacional, decidió abolir el carenado integral de las competiciones, la Ducati 125cc se convirtió en la mejor moto de su categoría, perdiendo el campeonato mundial por mala suerte, debido a la caída de Gandossi en el gran premio del Ulster, cuando ya tenían el mundial en el bolsillo.
Este año, el triunfo más abrumador de esta Ducati lo consiguió en el Gran Premio de las Naciones, celebrado en Monza, alcanzando las 5 primeras plazas en la categoría de los 125 cc con Spaggiari y Gandossi, primero y segundo respectivamente.


La moto presentada para competir en Monza disponía de 19 CV a 13.000 vueltas, tenía un carenado parcial y alcanzaba una velocidad de 180 km/h., consiguiendo la vuelta más rápida al circuito Spaggiari a una velocidad de 157,775 km / h. que confirmaba lo rápida que era esta Ducati desmodrómica.
El bastidor era de doble cuna y montaba dos nuevos frenos de tambor con doble zapata y amplias toberas de refrigeración.
Pero en 1959 el interés de la fábrica para los Grandes Premios empezó a decaer por varias razones, la más importante, la financiera, ya que la marca no atravesaba por buenos momentos.
Las victoriosas monocilíndricas desmodrómicas terminaron en manos de corredores privados, así en 1960 el inigualable Mike Hailwood ganó el Gran Premio del Ulster, además de conseguir el Campeonato Inglés.
El último esplendor de la Ducati monocilíndrica llegó en 1961, cuando pilotada por Farné como corredor privado, consiguió la victoria en las 3 primeras carreras del Campeonato Senior de 125 cc, pero la mejor victoria fue en Imola por delante del alemán oriental Degner con la extraordinaria MZ y de las Honda bicilíndricas pilotadas por Jim Redman y Tom Phillis.
Después de este año ya vino la desaparición de las monocilíndricas Ducati de 125 cc de la competición, aunque en el recuerdo de los que las vieron en el circuito, siempre perduran las luchas casi codo con codo contra los pilotos de otras marcas, de esta fabulosa descendiente de la Marianna.

MARIANNA-5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies