Es muy difícil encontrar una customización sobre un modelo de moto que tenga la perfección de líneas cómo las de esta motocicleta que hoy os presentamos, además considerando que se hizo en 1934.

El periodo entre las dos guerras mundiales, fue una época de gran desarrollo artístico, sobre todo a nivel de diseños innovadores, ya que la influencia del conocimiento de la aerodinámica proveniente de la industria aeronáutica, hizo que este novedoso estilo en el diseño desarrollara el art-deco y cambiase totalmente el diseño industrial.
Esta nueva explosión venía determinada por líneas curvas continuas y formas alargadas que denotaban velocidad.
Esta especial forma de diseñar objetos se extendió por cualquier tipo de actividad, así encontramos trenes, coches, tostadoras, radios e incluso encendedores.
Evidentemente la arquitectura también quedó influenciada por esta corriente, cómo los edificios Chrysler y Empire State, finalizados entre 1930 y 1931, que acaban en punta y recuerdan cohetes a punto de ser lanzados a la conquista del espacio.
Durante esta esplendorosa época del diseño, nació por ejemplo la fantástica locomotora eléctrica GG1 diseñada por Raymond Loewy, que más tarde pasaría a la industria automovilística diseñando los Studebaker, dentro del mundo automovilístico  encontramos un candidato a ganar el primer premio en diseño, se trata del Speedster Auburn de Alan Leamy (1933).
Evidentemente la motocicleta también se vio afectada por esta corriente, la marca Excelsior con su Super-X de 1930 hizo el depósito en forma de lágrima, Indian en 1932 hizo un elegante y aerodinámico cubrecadenas, mientras que Harley desarrolló el famoso estilo Knucklehead de 1936.


Pero nadie llegó tan lejos en esta nueva forma de diseño aplicado a la motocicleta como Ray Courtney.
Orley Ray Courtney nació en Nueva Cardón (Indiana) un 14 de julio de 1895, hizo su primera vuelta en motocicleta con 13 años y la primera moto la logró con 21 años, una Excelsior de 3 velocidades de 1916.
Sirvió en el Cuerpo Aéreo del ejército estadounidense durante la Primera Guerra Mundial y una vez acabada la guerra se puso a trabajar en la Compañía de Fabricación Central en Connersville (Indiana). En esta empresa dedicada a hacer partes de la carrocería de los coches, además de convertirse en un trabajador metalúrgico calificado, pudo admirar los nuevos diseños de coches de lujo como el McFarlan y Deusenberg.

Motor Henderson de 4 cilindros y 1.300 cc

Más tarde se marchó a vivir a Michigan, donde trabajaba para la división Oldsmobile de General Motors y como su pasión eran las motos fue madurando la opinión de que la industria de la motocicleta sólo había pensado en hacer vehículos donde lo importante era la velocidad y potencia que ofrecía el motor, obviando necesidades, como la comodidad y la protección de la intemperie.
De este pensamiento surgió la idea de hacer una moto que cumpliese los requisitos de Courtney, escogió para construir su moto un motor de 4 cilindros de Henderson, único fabricante que según Courtney no se había dejado llevar por la fiebre de la velocidad.
Así surgió en 1934 la increíble motocicleta que os presentamos en este reportaje, esta preciosa máquina disponía como hemos comentado de un motor Henderson de 4 cilindros y 1.300 cc de última generación, con las ruedas pequeñas de 10″ y una carrocería de tipo automovilístico, totalmente envolvente.
La parrilla delantera es muy parecida a la del Chrysler de 1934, mientras que la parte trasera recuerda a un Speedster Auburn.
Aunque su especial carrocería y las ruedas pequeñas recuerdan la forma de un scooter, no lo es, primero porque en aquella época todavía no se había inventado este concepto y segunda porque su motor de 1.300 cc lo desmiente rotundamente.


La moto destila pureza por los 4 lados, con unas líneas redondas y gran distancia entre ejes, el piloto iba totalmente encajado dentro de esta especial motocicleta totalmente avanzada a su tiempo.
Courtney tardó 9 meses en dar forma a esta moto y en 1941 patentó la idea de fabricar en serie un guardabarros totalmente cerrado para conseguir una mejor aerodinámica en la motocicleta, aunque nunca logró que sus patentes estuvieran valoradas.
Courtney dejó de trabajar en la industria automovilística y fundó un negocio con la colaboración de su hijo William Ray.
Este negocio se dedicaba a la construcción y reparación de paneles de chapa para coches de competición y le puso el nombre de “The Enterprise”.
A pesar de este cambio Courtney siempre siguió pensando en construir una nueva motocicleta bajo sus parámetros y 1950 creó una nueva motocicleta, denominada también cómo “The Enterprise”
Esta nueva creación estaba pensada para el uso a dúo y el motor provenía de una Indian, ya que Henderson ya había desaparecido, de todas formas Courtney diseñó el chasis para que pudiera llevar cualquier tipo de motor y se ofreció a construir “The Enterprise”a cualquier persona que le envíase un motor y 2.500 dólares.
Courtney murió en abril de 1982 pasando a la historia como un visionario que fue capaz de ver un estilo de moto completamente diferente al establecido en su época.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies