KTM DUKE 690 | ADN Naranja
POTENCIA8.2
ERGONOMIA7.8
ACABADOS7.6
SUSPENSIONES8.7
MOTOR9.1
FRENOS9
8.4Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
7.8

La nueva versión de la Duke 690, deja atrás las medias tintas para convertirse en una KTM de verdad, con buena potencia y capacidad suficiente para ser los reyes de las carreteras reviradas.

Hasta ahora la Duke era el miembro más descafeinado de toda la familia KTM, ya que había quedado un poco en tierra de nadie,  no era una supermotard, pero tampoco era una verdadera moto de carretera.
De esta manera, una de las premisas importantes de la fábrica, era sacar una renovada Duke 690, una Duke que hiciera olvidar todas las carencias anteriores y que demostrará que no es el patito feo de la familia naranja.
Por lo tanto la nueva Duke 690 no tiene nada que ver con las anteriores, para empezar KTM la ha enfocado más hacia una motocicleta naked, sin intentar vestirla demasiado, dejando bien a la vista todos sus elementos más importantes.

Naked deportiva 100%

Aquí destacamos el espectacular chasis derivado de la competición, un precioso multitubular, formado por tubos de acero al cromo-molibdeno con recubrimiento en polvo, que con su espectacular color naranja clásico de la marca, hacen que sea el elemento que a priori fije nuestra mirada.

Estética: pureza de líneas

La moto muestra una pureza de líneas envidiable, con unos plásticos reducidos a la mínima impresión, pero dándole al mismo tiempo un carácter de perfección.
El motor de color negro con los pequeños logos KTM, entra a formar parte integrante del chasis, mientras que el escape se ha variado respecto al de la versión anterior que era una petaca situada bajo el motor, ahora sale por el lado derecho con un aspecto mucho más deportivo.

 

Otro aspecto también ha destacar es el asiento que es más cómodo y nos permite hacer kilómetros sin problemas, mientras que el pasajero también ha visto aumentada su comodidad, con unas asas para poder cogerse mientras circulamos.
El depósito, como en el resto de familia Duke, dispone de unas aletas que bajan hasta las barras de la dirección, mientras que en los entrantes que forma nos permite poder acomodar perfectamente nuestras rodillas y así poder interactuar más en la conducción de la Duke 690. Aparte ha crecido en capacidad que pasa a ser de 14 litros (1/2 más que la versión anterior).
Cuadro de instrumentos

En cuanto al cuadro de instrumentos, es un poco pequeño para nuestro gusto, y sigue la clásica forma de la marca con un cuentarevoluciones analógico y una parte digital que nos informa de la velocidad, temperatura líquido refrigerante, odómetro, doble trip, reloj horario y marcha engranada, además tenemos los chivatos luminosos, de aceite, luz larga, neutral, inyección, intermitente, abs y también la luz de reserva de gasolina, este último un detalle a revisar por parte de KTM, ya que podríamos incluir un indicador de gasolina, no muy impresionante si consideramos que la Duke 125 tiene un cuadro de instrumentos que da una cantidad de información infinitamente superior al de esta versión.

 

 

Suspensiones y frenada

Las suspensiones funcionan perfectamente para una conducción deportiva, su funcionamiento es algo seco en los baches, pero en cambio tanto en frenadas a fondo como en curvas, las suspensiones funcionan milimétricamente, sobre todo la robusta horquilla invertida delantera con barras de 43 mm que no torsiona nunca.
También hemos de alabar la frenada, sobre todo el tacto del freno delantero que es totalmente contundente y que, junto con la adopción del ABS, hace que en este aspecto podemos calificar de sobresaliente esta motocicleta.

Motor

El motor es el monocilíndrico LC4 de la marca, ofrece nada menos que 68 cv de potencia y por lo tanto estamos hablando de un motor que es capaz de poner en jaque a bicilíndricos, tanto en aceleración como en velocidad máxima, lástima que la falta de protección aerodinámica no nos permita aprovechar al máximo sus posibilidades cuando circulamos por autopista.
Dicho motor dispone de refrigeración líquida y está alimentado por inyección electrónica, con la posibilidad de cambiar su mapa de funcionamiento en 3 posiciones: standar, sport y confort, para adecuarse al máximo a nuestro gusto, el único problema es que para cambiar la posición debemos abrir el asiento y acceder a bajo el mismo, lástima que no se pueda hacer directamente desde el manillar.

 


Este motor es un pura sangre de KTM, y por tanto no soporta ir en marchas largas y bajo de vueltas, ya que tiembla excesivamente y parece que en cualquier momento se vaya a parar, por lo tanto ya sabéis, a desgranar marchas una tras otra y gasssssss, así es como se siente cómodo y cuando disfrutaremos de la conducción de la Duke 690.
En carreteras nacionales de curvas, podemos extraer su herencia de supermotard y junto con el ancho manillar, y un buen reparto de pesos al 50-50, hacen que sea prácticamente invencible, la patada del motor hará que podamos comernos literalmente a las deportivas y verlas únicamente por el retrovisor.
En este campo la Duke 690 se mueve como pez en el agua, aunque también nos permite salidas más ruteras, por potencia, velocidad  y comodidad incluso en conducción a dúo.
Por lo tanto, esta nueva Duke 690 da un paso hacia la esencia de las motos KTM, dejando atrás su pasado algo descafeinado paro convertirse en una de las mejores naked monocilíndricas del momento.

FICHA TÉCNICA
Motor: monocilíndrico, 4 válvulas
Tipo: 4 tiempos
Refrigeración: líquida
Alimentación: inyección electrónica
Cilindrada: 690 cc
Diámetro por carrera: 102×84 , 5 mm
Potencia: 68 caballos
Frenos delanteros: disco flotante de 320 mm con pinza de 4 pistones
Frenos traseros: disco flotante de 240 mm
Altura asiento: 835 mm
Peso sin combustible: 149,5 kilos
Precio: 7.599 euros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies