Una de las funciones tradicionales del rally raid ha cambiado con el paso de los años. Se les conoce comúnmente como mochileros o gregarios, pero ¿siguen haciendo honor a su nombre? Aclaremos las dudas de la mano de los mochileros de Cyril Despres y Marc Coma: Michael Metge y Jordi Viladoms.

Son bien distintos el uno del otro. Metge es casi un “rookie” pese a participar en su 2º Dakar. Jordi Viladoms, en cambio, es un viejo conocido de la prueba y habitual de KTM, aunque ha lucido otros colores durante su carrera. En este su 8º Dakar, se coloca en el pódium provisional ante la inminente llegada de las dunas chilenas. Los resultados hablan por sí mismos tanto en el caso del catalán como del francés y, sin embargo, su función, consistente en rodar al servicio de sus respectivos líderes, parece a primera vista incompatible con una buena clasificación. “De hecho, el papel del mochilero ha cambiado mucho con el paso del tiempo.

Jordi Viladoms: “Antes debíamos sacrificar una rueda o esperar, si la ocasión lo exigía, al borde de la pista. La consecuencia: no podíamos aspirar a nada de cara a la general”

Hace varios años, era mucho más radical: debíamos sacrificar una rueda o esperar, si la ocasión lo exigía, al borde de la pista,” explica Jordi Viladoms. “La consecuencia, evidentemente, era que no podíamos aspirar a nada de cara a la general”. Michael Metge subraya, por su parte, lo que no ha cambiado: “El trabajo sigue consistiendo en estar ahí para el líder. Eso no ha cambiado. Por eso hay que cuidar la mecánica y evitar caídas, al tiempo que se mantiene un buen ritmo para que en caso de problemas no nos tengan que esperar mucho tiempo. Evidentemente, si pasa algo, tengo que cederle mis piezas, entre ellas las ruedas claro está. En la última etapa maratón con llegada a Uyuni, rodé de forma muy conservadora para poder intercambiarme las ruedas con Cyril por la noche.”

He ahí una prueba más que aclara de la condición de mochilero, como la que comparte a continuación Viladoms: “Marc y yo nos intercambiamos las ruedas en la etapa con salida en Tucumán, pero eso no significa que tenga que hacer nada que vaya en contra de mi propio resultado.” Para explicar el margen de maniobra del mochilero, el catalán apunta a los importantes avances técnicos logrados los últimos años, que otorgan a las máquinas una fiabilidad renovada. “Ya no nos paseamos con una mochila sobre la espalda cargando con el material”, declara con una sonrisa.

 

Al reflexionar sobre esta figura, Jordi Viladoms analiza su papel en este Dakar y destaca: “Hasta el momento, nos hemos apoyado sobre todo moralmente. Nos ayudamos el uno al otro y en las etapas maratón trabajamos juntos. Me veo más como un ‘support rider’ (piloto de apoyo). Pero si hay quien prefiere llamarnos mochileros, tampoco tengo ningún problema, soy 3º…”. Una opinión que comparte Metge, que confiesa: “Si no hubiera cometido un error de navegación que me hizo perder hora y media, estaría mejor posicionado en la general sin dejar por ello de cumplir con mi misión.”

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies