En muchas películas de tuning hemos visto que motos y coches, cuando quieren ganar una carrera, utilizan un dispositivo que les permite aumentar de golpe las revoluciones y hacer salir el vehículo lanzado adelante. El misterioso dispositivo que lo hace posible se basa en el óxido nitroso.

Esta sustancia química (N2O) está compuesta por dos partes de nitrógeno y una de oxígeno, y su estado normal es en forma gaseosa. Pero si lo sometemos a una determinada presión se convierte en líquido y, por tanto, es fácil de manipular.

DIRECTO AL MOTOR
El óxido nitroso se inyecta directamente en el motor, donde la elevada temperatura de trabajo, unos 300 ° C, hace que el compuesto se divida, es decir, se separen el oxígeno y el nitrógeno. Esta división produce dos fenómenos: por un lado, la aportación extra de oxígeno hace que la combustión sea mucho más plena, y, por tanto, que aumente la potencia. Por otro, el nitrógeno liberado hace de pantalla y reduce la temperatura del motor alrededor de 20 ° C. Con este maravilloso invento, pues, mejoramos la combustión y aumentamos la potencia, y al mismo tiempo conseguimos que los efectos no sean perjudiciales para el motor.

Hay tres maneras diferentes de introducir el óxido nitroso en el motor: el sistema seco, el sistema húmedo y, por último, el puerto directo. En el sistema seco, el óxido nitroso se introduce en la entrada del aire y la inyección del vehículo se programa para que, para compensar, suministre más cantidad de combustible. En el sistema húmedo, el óxido nitroso y el combustible extra se inyectan a la entrada del aire, y la mezcla de combustible y aire se distribuye normalmente a través de la inyección directa de fábrica. Finalmente, en el sistema de puerto directo, el óxido nitroso y el combustible se inyectan directamente en los puertos de entrada mediante boquillas individuales, y la mezcla de combustible y aire se distribuye normalmente a través de la inyección directa de fábrica.

MIRA EL EFECTO DEL ÓXIDO NITROSO EN UN SCOOTER

¿DE QUÉ PARTES CONSTA EL ÓXIDO NITROSO?
EL ARMADOR Podríamos decir que es un interruptor de seguridad que impide la activación accidental del sistema. EL PULSADOR Es el botón que al pulsarlo hacemos que se activen las electroválvulas que suministran el óxido nitroso. LA GARRAFA El depósito que contiene el óxido nitroso. Normalmente el 70% del N2O está en forma líquida y el otro 30% en forma de gas. La garrafa puede ser de acero, de aluminio y, a veces, de fibra de carbono. Es necesario que esté ubicada en un lugar seguro. LAS ELECTROVÁLVULAS Son los dispositivos que permiten la entrada del óxido nitroso en el circuito de admisión. LA VÁLVULA REGULADORA DE FLUJO Esta pieza está situada en la parte superior de la garrafa y normalmente es de accionamiento manual. Con dependencia de la cantidad de flujo que deje pasar la válvula, entrará en el sistema más o menos cantidad de óxido nitroso. LOS INYECTORES Son los encargados de inyectar el combustible y el óxido nitroso al sistema de admisión del motor, o, en el caso de la inyección directa, en la cámara de combustión. LOS FILTROS Estos elementos son necesarios para evitar la contaminación de los solenoides o del pasador. Están hechos con una malla especial de acero inoxidable de gran capacidad de filtrado.

Con este maravilloso invento, mejoramos la combustión y aumentamos la potencia

El óxido nitroso es un gran desconocido para mucha gente, a pesar de la popularización de que ha sido objeto gracias al cine. Hay que decir que se utiliza más en los coches que en las motos y, finalmente, que aunque corra el rumor de que daña el motor, la verdad es que si el sistema está bien montado y si no se abusa es totalmente inocuo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies